¡Allá vamos!

A zambullirse.


Este picaflor viene permanentemente a visitarnos. Es un desafío permanente "cazarlo" en una buena toma.

2 comentarios:

  1. Tenés toda mi admiración por haber cazado un picaflor con el ojo de una cámara. Sabelo.

    ResponderEliminar
  2. Ojo, no ha sido tarea sencilla. Encima el guachín parece que me la hacía a propósito. Como suele venir seguido, varias veces dejo la cámara por ahí. Pero, cuando tengo la cámara, se va enseguida. Cuando no, se queda, va de una flor a otra. Hasta ha llegado a pararse en el aire frente a mi, como haciéndome burla, apenas a un metro, ponele. Obviamente, sin la cámara...
    Pero ayer me otorgó una tregua parece.

    ResponderEliminar